martes, 4 de diciembre de 2007

¿Son las propinas retribución variable?

Martín Varsavsky ha escrito recientemente en su blog sobre 2 temas que en mi opinión son muy distintos, si bien él los mezcla indistintamente. Por un lado nos habla del “sistema de propinas en España comparado con el de Estados Unidos” y luego comenta que “la compensación variable es indispensable”.

Con este último punto estoy de acuerdo, pero no tanto con como lo usa como argumento para defender sus ideas sobre el primero.

Me explico, como sabemos el sistema de propinas en España es muy distinto al de EEUU, pues en España no se suele dejar generalmente propina, y cuando se hace suelen ser unas monedillas, mientras que en EEUU se suele dejar un porcentaje más o menos fijo, dado que el sueldo de los camareros es teóricamente más bajo y prácticamente viven de esas propinas. En España, por el contrario, los camareros son unos profesionales que tienen su sueldo y no dependen de las propinas para su subsistencia.

A Martín le cuesta entender porque los españoles no queremos compensar a los camareros con un sistema de incentivo variable por un servicio mejor, y es entonces cuando nos habla de que “la compensación variable es indispensable”.

Está claro que se trata de un problema cultural, y no es un tema baladí, pues ha generado, a fecha de hoy (y subiendo) 98 comentarios al post.

La mayoría de los españoles que le hemos replicado no compartimos su punto de vista, pues, por un lado, en EEUU la propina ya no es una compensación/premio/aliciente por un buen servicio, si no una parte del precio más, con lo que en nuestra mentalidad española no lo terminamos de entender (que me lo cobren directamente y ya está, y no me hagan hacer cálculos mentales) y por otro, es independiente del servicio, y no voluntaria (aliciente) si no obligatoria de facto (por mucho que insista Martín que no es así), hasta al punto que te pueden perseguir al salir del restaurante si no has dejado propina como protesta ante un mal servicio.

En cualquier caso, la retribución variable como empleado la debería dar su empresa, no el consumidor final (aunque lógicamente es el consumidor final quien está pagando el salario de ese camarero de una forma u otra).

Intentaré explicar este punto un poco mejor. A mí me parece estupendo que todos los trabajadores, sean del sector que sean, tenga parte de su salario variable ligado a unos resultados (de este tema ya hablaré en otro post). Lo que no entendería es que el call center de mi banco o de compañía de seguros o de tfno, etc, me pidiera una propina para pagar la parte variable del/la telefonista que me ha atendido, si su excelente servicio ha sido de mi agrado. Lo encuentro absurdo, lo lógico es que se lo pague su empresa (sí, lo sé, su salario lo estamos pagando los usuarios del servicio).

Y si pagamos nosotros el variable del camarero, ¿por qué no reciben propinas los abogados, los arquitectos, los barrenderos, el chofer del autobús que te espera al verte correr para coger el bus, o un buen conferenciante, o un gran profesor tras una clase magistral?

Martín argumenta que porque el salario de los camareros es muy bajo, pero por esa regla de tres debería dejar propina a la cajera del supermercado cuando me ayuda a llenar las bolsa de la compra, al conductor de autobús, y seguramente a esos otros 7 millones de españoles que no llegan siquiera a mileuristas y de una manera u otra me están dando un servicio.

Además, si al final la propina se ha convertido en “obligatorio” en EEUU es por que los sueldos son muy bajos, y lo son por que hay propinas (circulo vicioso). Además se trata de un dinero en B que no tributa. ¿verdaderamente es mejor este modelo, por mucho que uno tenga los precios desglosados?

Por finalizar este polémico tema, lo que tampoco entiendo del modelo de EEUU y anglosajón es porqué la propina es un porcentaje de lo consumido, y no una cantidad a determinar en función del servicio. Me explico, el camarero hace el mismo trabajo trayéndome un plato de 10€ que uno de 20€, o abriéndome una botella de vino de 20€ (2 euros de propina al 10%) que otra de 200€ (20 € de propina). No termino de entenderlo.

1 comentario:

Javier dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión.

Sólo añadir que me ha recordado el dialogo de la primera escena de la película "Reservoir dogs"