sábado, 5 de enero de 2008

La recesión económica que nos viene

Recientemente he realizado un comentario en el blog de Diego Rodriguez a una interesante reflexión suya sobre la recesión económica que nos viene.

Está claro que estamos entrando en un periodo de recesión, pero no creo que sea tan acusado. La economía tiene sus ciclos, y para que haya picos....tiene que haber valles, no significa eso que se avecine una crisis.

En cuanto a la situación en nuestro país, tengo poca confianza, por no decir nula, en el efecto que puede tener las decisiones de nuestro Gobierno para cambiar el rumbo de las cosas, gane quien gane las elecciones. Es una mera cuestión de competencias, y no me refiero a que nuestros políticos sean o no "competentes" (ese es otro tema en el que no quiero entrar ahora), sino que las competencias para gestionar las principales variables macroeconómicas las hemos dejado en manos del BCE, verbigracia, los tipos de interés (el euribor), el valor de la moneda (no podemos devaluar el euro, ya no es competencia nuestra) ni la cantidad de moneda en circulación (emitimos los euros que nos tocan, y punto)

O sea, la marcha de nuestra economía no depende tanto ni de Zapatero ni de Rajoy. Personalmente creo que tiene más influencia en nuestra economía particular quien gane las elecciones en USA, que quien las gane aquí.

Sí que es cierto que nuestro Gobierno tiene potestad para dirigir la política fiscal y el Gasto Público, pero los mensajes que lanzan ambos partidos son similares: bajada de impuestos (lo que al aumentar la renta disponible puede suponer un aumento de la demanda interna via consumo, aunque creo que las hipotecas se van a comer ese diferencia de renta disponible) y aumento de gasto público, ya sea via subvenciones (aumento de pensiones, etc) o aumento de infraestructuras (AVEs, etc)

O sea, gane quien gane, no veremos diferencias en materia de política económica, y si las hay, serán muy sutiles.

Yo creo que quien sí tiene algo que decir y hacer para hacer frente a esta recesión son las empresas, pero como decía en otro post, España no es un país de emprendedores. Es un país cuyas mayores industrias son el Turismo y la construcción (en plena recesión) y donde verdaderamente destacamos en gestión empresarial es en la Banca (o sea, creamos valor moviendo dinero de sitio, no produciendo) Parece un mensaje pesimista, pero como no cambie la mentalidad del país, se potencie la cultura emprendedora en lugar de la del pelotazo o enriquecimiento rápido, y surja una clase de empresarios con cultura de creación de valor, mal andará nuestro país.

Es ahí donde puede haber matices diferenciadores entre los distintos partidos: en las políticas creadas para favorecer la creación de empresas y de empleo (rebajas fiscales a las empresas, disminución de la burocracia/papeleo, nuevos tipos de contratos de trabajo...)

Ya se pueden ir poniendo las pilas, que nos esperan un par de añitos de conejo y pollo....